Skip to Content

Debería Comprar Baselworld 2014 – TAG Heuer: la carrera continúa La más alta calificación

Debería Comprar Baselworld 2014 – TAG Heuer: la carrera continúa La más alta calificación

Be First!
by enero 25, 2018 Tag Heuer réplica

Según supimos en el Heuer Collectors Summit también se consultó a los grandes coleccionistas, que colectivamente votaron que preferían un cronógrafo manual y por supuesto sin fecha, como el original. Pues bien, el nuevo TAG Heuer Autavia 2017 llevará un movimiento automático y ventana de fecha a las 6. Se dijo durante la presentación que el comprador de relojes medio prefiere esas dos características. Sin embargo, en una entrevista con Jean-Claude Biver me dijo que no querían hacer una imitación perfecta del modelo original porque eso desprestigiaría el reloj antiguo, le quitaría su legitimidad. ¿Dónde está la verdad? Hacer un modelo homenaje sería carísimo porque para empezar TAG no tiene un cronógrafo manual, y además no estaría en consonancia con la filosofía de la empresa que, recordemos, nunca ha sido elitista. Así que supongo que hay verdad en ambas afirmaciones.La caja tiene 42 mm de diámetro (en vez de los 38 del original) y una altura aún por determinar porque el calibre no está acabado, pero rondará los 15 mm. Cuando se lance definitivamente el reloj en el próximo Baselworld 2017 habrá tiempo para analizar todos los pequeños detalles, pero por ahora digamos que el reloj se moverá gracias al nuevo calibre Heuer-03, descendiente directo del nunca visto CH80 calibre. Si somos capaces de obviar la ventana de fecha, el reloj es muy chulo y además, tal como vimos en la mesa de diseño, se venderá no sólo con correa de cuero negra (no beis), sino que también, tal como pudimos ver en la sala de diseño asistido por ordenador, con un fantástico brazalete de 7 eslabones .
La verdad es que acostumbrados al secretismo de la industria relojera el que TAG abriera el Heuer Collectors Meeting a la prensa y enseñara un modelo que aparecerá en 6 meses resulta refrescante. Pero todo tiene una explicación, y Mr. Biver no da puntada sin hilo: al darnos acceso al modelo consigue que se cree un runrún de fondo que con suerte se mantendrá vivo hasta el lanzamiento, de manera que se cree un deseo creciente entre los aficionados para que en cuanto se lance la gente lo compre inmediatamente. Me recuerda a aquellas veces en que Apple “se olvidó” accidentalmente el prototipo del iPhone que se iba a lanzar unos meses después. Esperemos que para cuando se lance TAG haya hecho acopio suficiente de piezas y no se produzca la escasez que hay ahora mismo con otros modelos de la casa. En relojería la escasez es, como vemos en numerosas ocasiones, un activo. Pero la ausencia prolongada de relojes para vender se convierte rápidamente en un pasivo de enorme peso.No me cabe ninguna duda de que esta reinterpretación del Autavia se va a vender muy bien, porque el precio -al menos por ahora- resulta muy atractivo: CHF 4,800 (4.390 euros al cambio) con correa de cuero y de CHF 4,950 para la versión con milanesa (unos 4.530 euros). Eso son los precios que se paga ahora por un Valjoux 7750, mientras que en este caso te llevas un neo-vintage muy bien realizado con un movimiento de manufactura.
Tras la conferencia de Jack Heuer en el Heuer Collectors Summit pudimos disfrutar del Museo de TAG Heuer, lleno de piezas interesantes y que por sí solo merecería una visita guiada.Mientras los coleccionistas presentes en el Heuer Collectors Summit disfrutaban de diversas mesas redondas, nosotros tuvimos el privilegio de poder conversar con Jean-Claude Biver, director general de TAG Heuer. Es una conversación que se podrá leer aquí más adelante, porque es demasiado jugosa como para tener sólo un extracto. Curiosamente llegó Jack Heuer a mitad de la charla porque quería que Biver le firmara el libro sobre su historia (la de Biver), y allí estuvo esperando pacientemente hasta que Jean-Claude le atendió. Poder estar con ambos fue un privilegio.La parte más lúdica -e impactante- tuvo lugar por la tarde, en el llamado “Tesla Challenge”. Y en efecto, fue un auténtico reto subirse en el Tesla Model S, que se pone a 95 Km hora en 2,3 segundos. Es uno de los 10 coches con más aceleración del mundo, pero no es eso lo que impacta: lo que te deja pegado al asiento (literalmente) es que la entrega de fuerza es instantánea, por lo que la sensación no es de aceleración sino de que te han disparado, que te han dado una brutal coz en el pecho. Es algo que no hay que dejar de experimentar, si se puede. Absolutamente increíble.Tras un día intenso nos despedimos del valle de la relojería cenando en el Hotel Palafitte. No podría haber mejor lugar que éste, la verdad.
El diseño futurista de ciertos aparatos está bien en la ficción, pero no para el día a día: nadie quiere parecer el figurante de una película de serie B. Quizás por eso la tecnología llevable no termina de cuajar en nuestra sociedad: el 33% de las personas que adquieren uno de estos artilugios suelen abandonar su uso a los seis meses, según un estudio de Endavour Partners. Nos gusta innovar, pero sin renunciar a estar guapos. Los smartwatches o relojes inteligentes se habían dejado la cuestión estética por el camino, veáse el Apple Watch o el Gear de Samsung,ambos innovadores pero poco convincentes para los que tengan un gusto clásico. Parece que esto lo saben bien los creadores de este reloj, la veterana firma suiza TAG Heuer. Es smart , pero no lo parece: se sincroniza con móviles Android e iOS, incorpora un micrófono y su pantalla es táctil. Lo bueno para los más clásicos es que al dejar de toquetearlo su superficie adquiere la apariencia de un reloj normal: las agujas aparecen a modo de salvapantallas, de forma tan realista que te costará descubrir que sólo es una proyección digital. Hasta ahora las empresas tecnológicas no se deshacían de la estética friki y las marcas de moda no se adaptaban bien a los nuevos avances, dos factores que han provocado la unión de sus caminos. Hay casos como el de las Google Glass y su edición diseñada por Diane Von Fürstenberg, o el de la pulsera MICA, capaz de conectarse a internet con elegancia gracias a la alianza entre la firma de moda Open Ceremony y la tecnológica Intel. Utilizar nuevos inventos no es sinónimo de mal gusto, algo que pronto aprendieron los caballeros del XIX adoptando los relojes de pulsera. Eso sí, sería difícil explicarles que ahora para consultar la hora primero hay que conectar el reloj al teléfono.
El diseño futurista de ciertos aparatos está bien en la ficción, pero no para el día a día: nadie quiere parecer el figurante de una película de serie B. Quizás por eso la tecnología llevable no termina de cuajar en nuestra sociedad: el 33% de las personas que adquieren uno de estos artilugios suelen abandonar su uso a los seis meses, según un estudio de Endavour Partners. Nos gusta innovar, pero sin renunciar a estar guapos. Los smartwatches o relojes inteligentes se habían dejado la cuestión estética por el camino, veáse el Apple Watch o el Gear de Samsung,ambos innovadores pero poco convincentes para los que tengan un gusto clásico. Parece que esto lo saben bien los creadores de este reloj, la veterana firma suiza TAG Heuer. Es smart , pero no lo parece: se sincroniza con móviles Android e iOS, incorpora un micrófono y su pantalla es táctil. Lo bueno para los más clásicos es que al dejar de toquetearlo su superficie adquiere la apariencia de un reloj normal: las agujas aparecen a modo de salvapantallas, de forma tan realista que te costará descubrir que sólo es una proyección digital. Hasta ahora las empresas tecnológicas no se deshacían de la estética friki y las marcas de moda no se adaptaban bien a los nuevos avances, dos factores que han provocado la unión de sus caminos. Hay casos como el de las Google Glass y su edición diseñada por Diane Von Fürstenberg, o el de la pulsera MICA, capaz de conectarse a internet con elegancia gracias a la alianza entre la firma de moda Open Ceremony y la tecnológica Intel. Utilizar nuevos inventos no es sinónimo de mal gusto, algo que pronto aprendieron los caballeros del XIX adoptando los relojes de pulsera. Eso sí, sería difícil explicarles que ahora para consultar la hora primero hay que conectar el reloj al teléfono.
No se dieron detalles sobre cuánto costará esa operación de “lobotomia”, que imagino que ni a Intel ni a Google le habrá sentado demasiado bien que se contase justo en el momento de la presentación a raíz de la pregunta que hizo a Jean-Claude Biver su jefe, Bernard Arnault, Chairman y CEO de LVMH (uno de los grupos más importantes dedicados al segmento del lujo) sobre cómo habían resuelto el problema de la obsolescencia de la parte “smart” del reloj.En la presentación, Jean-Claude Biver tuvo su minuto de gloria para la eternidad cuando preguntó a Brian Krzanich, CEO de Intel, si el reloj tenía en su interior un ordenador. Brian dijo que sí, y Jean-Claude, entusiasmado, comentó que incluso sería posible, una vez extraído el ordenador del reloj, conectar un teclado y una pantalla para usarlo en casa como equipo de trabajo. Un comentario que da pie a muchas lecturas, la verdad.Si quieres ver la presentación de nuevo (recomendable, en serio, si te gusta leer entre líneas), puedes hacerlo aquí mientras esté disponible. El idioma es el Inglés, pero es una presentación realmente surrealista a ratos.
Por lo pronto, aunque poco sorprendente por su tecnología, el Relojes Tag Heuer Opiniones Réplica Connected parece un reloj bien hecho, pero complicado de vender. En el segmento del lujo, encaja bien como reloj para regalar a los más jóvenes de la casa con pasión por la tecnología. Para entusiastas de la tecnología con poder adquisitivo también puede ser una opción, pero no para un usuario “clásico” que preferirá comprarse uno mecánico en vez de transformar el Connected más adelante.Para usuarios de a pie, con un poder adquisitivo normal, no es tampoco demasiado atractivo. Hay opciones por precios más terrenales. Comparado con el Apple Watch, la verdad es que no parece que vayan a interferir mutuamente en el mercado. Aunque el mensaje subyacente de Bernard Arnault, Chairman y CEO de LVMH, a los compradores del Apple Watch Edition es que dentro de tres años tendrán un reloj obsoleto en sus muñecas.El pasado lunes y martes 12 y 13 tuvo lugar en la sede de TAG Heuer en La Chaux de Fonds el Heuer Collectors Summit, continuación del que tuvo lugar en 2013. en el que unos cuantos privilegiados coleccionistas intercambiaron conocimientos, experiencias y sobre todo tesoros relojeros de antes de 1985, fecha en que el conglomerado TAG compró la compañía. Una tribu entusiasta y feliz que esta vez estaba acompañada por la prensa del sector.

Juego de palabras fácil el del título, pero es la realidad. Baselworld 2013 fue el año del emblemático Carrera para TAG Heuer, algo casi obligado ya que se cumplía el 50 aniversario de su lanzamiento. Pero en este 2104, ya sin la obligación de celebraciones, sigue siendo el año del Carrera, excepción hecha del Monaco V4 Tourbillon, que es un mundo aparte.

A priori puede parecer que las novedades presentadas por TAG Heuer no son nada especial, pero si las analizamos con detenimiento veremos que lo que implican es muy trascendental, tanto para TAG como para el sector en general. En primer lugar por la demostración de poderío tecnológico que representa el V4 Tourbillon. En segundo lugar por un carrera CH 80 que no parece diferenciarse en demasía de lo ya existente, pero que puede inaugurar una ofensiva de TAG Heuer en un segmento en el que convivían tranquilamente y sin demasiados sobresaltos marcas como Omega, Breilting y Rolex.

Carrera CH 80

CH 80 es la denominación de la novedad más importante de TG Heuer en este Caselworld 2014. CH 80 es también el nombre del calibre que equipa, que a su vez hace referencia a la localidad suiza de Chevenez (CH), donde se fabrica, y a su impresionante reserva de marcha de 80 horas.

TAG Carrera CH 80_05Si nos leéis habitualmente seguro que todo esto os suena de algo y no estaréis equivocados, ya que al pasado mes de noviembre os comunicábamos la noticia de que TAG Heuer inauguraba su manufactura de Chevenez. Uno de los objetivos de la nueva manufactura era fabricar este calibre CH 80, que también se denomina 1969. Pues bien, en un tiempo sorprendentemente corto ya lo tenemos aquí y para quedarse.

Como ya he comentado al inicio del artículo, una larga e interesante conversación con los miembros de la cúpula de TAG Heuer nos desveló que, una vez dominado con autoridad el segmento de mercado de los relojes de 1.500 – 2.000 €, TAG iniciaba una estrategia de expansión hacía arriba, hacia el segmento superior de precio. Aquí es donde entra sin duda este nuevo Carrera, y de ahí su importancia.

Inicialmente, el Carrera CH 80 se lanza con caja de acero y con variantes negra y plateada de esfera. También se podrá elegir entre correa de cuero perforado o brazalete de acero. El diámetro de este cronógrafo automático es de 41 milímetros y su estética no puede ser más nítida y reconocible con el indudable “ADN Carrera”. No me extenderé más porque tanto desde el punto de vista estratégico como del técnico, este Carrera CH 80 merece un próximo test en profundidad.

Colección Carrera

Las demás novedades de TAG Heuer en este Baselworld 2014 también se centran en la colección Carrera, aunque se trata de variantes en la gama ya existente.

TAG Carrera Calibre 7_00

Se presenta el Carrera Calibre 7 Twin Time con su movimiento automático que incorpora la complicación de segundo huso horario. El diámetro de su caja es de 41 milímetros y estará disponible en acero con correa de aligator o pulsera de acero. También se puede elegir entre esfera negra, antracita o plata.

Otra novedad es el Carrera Calibre 5 Day Date, que nos ofrece las indicaciones de fecha y día de la semana, en caja de acero de 41 milímetros. Este modelo presenta una versión con índices, agujas y marco del fechador placados en oro rosa y la opción más convencional que presenta estos elementos en acero. Al igual que en el Twin Time, ambas versiones se podrán elegir con esfera blanca o plata y pulsera de aligator o brazalete de acero.

TAG Carrera Calibre 5 Bitone_00

La tercera novedad afecta al Carrera Calibre 5 con caja de 39 milímetros, que se apunta al retorno de la tendencia de relojes con cajas “bitono”, es decir, las que mezclan el oro y el acero. TAG Heuer implementa esta mezcla del acero, tanto con el oro rosa como con el amarillo. Aquí también se repiten las múltiples opciones de pulsera de aligator o metálica, en este caso bitono, y las variantes en plata o antracita para su esfera, que en el caso del modelo de oro amarillo añade una tercera opción con esfera dorada “champagne”.

Monaco V4 Tourbillon

Desde el punto de vista de complejidad relojera y vanguardismo, esta es sin duda la gran novedad de TAG Heuer en Baselworld 2014, y la única que no pertenece a a la gama Carrera. Se trata del conocido Monaco V4 al que se añade la complicación de tourbillon.

TAG Monaco V4 T_00

Dicho así puede parecer algo nimio, pero nada más lejos de la realidad, pues se trata del primer tourbillon con transmisión por correa de la historia de la relojería. Por ello también le dedicaremos un futuro test en profundidad. Solo remarcar que al contrario de lo que suele suceder en este complejo mundo de la relojería mecánica, el anterior Monaco V4 paso de la fase conceptual a la de producción real. No es por tanto descabellado que pronto ocurra lo mismo con esta versión Tourbillon.


Watch-Test es una página web especializada en análisis y comparativas de relojes mecánicos de pulsera de alta gama y de lujo. Todos los artículos de Watch-Test son originales, independientes y exclusivos, escritos por editores referentes en el sector.

Previous
Next

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*